Cuando estoy borracho

Cuando estoy borracho y un loro peligroso

El loro peligroso

Entra el lechero a dejar la leche en una casa, y encuentra un cartel que dice, «Cuidado con el loro».

El lechero hace caso omiso y continúa caminando, y encuentra otro cartel que dice, «No moleste al lorito».

El lechero un poco curioso abre despacio la puerta, y ve un lorito pequeño y viejo, con un cartel que dice, «Loro peligroso».

El lechero riéndose toca la jaula para saludar al lorito, el loro mira hacia abajo y dice a su perro:

– ¡Firulais, ataca!

Resultado de imagen para chistes de perros

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas